viernes, 20 de mayo de 2011

MENORES Y LA TELEFONÍA MÓVIL




Tal y como se describe en el estudio sobre SEGURIDAD INFANTIL Y COSTUMBRES DE LOS MENORES EN EL EMPLEO DE LA TELEFONÍA MÓVIL , las situaciones de riesgo a las que se enfrentan los menores son ya casi las mismas que pueden encontrarse en Internet.
La tecnología actual permite utilizar estos terminales no sólo para conversar, sino también para enviar SMS, chatear, jugar, hacer y enviar fotografías, descargar archivos musicales, vídeos, etc.

Los datos reflejados en este artículo corresponden a un resumen del estudio anteriormente mencionado realizado por la organización de protección de la infancia en Tecnologías de la Información y la Comunicación: PROTEGELES, para el Defensor del Menor.

Hay que señalar que para su confección se han realizado 2.000 encuestas entre menores de 11 a 17 años, de ambos sexos.

Como datos más significativos resaltamos los siguientes:

* Salvo en contadas ocasiones, el teléfono móvil no es utilizado por los menores como tal. Hablar con otras personas utilizando la vos y en tiempo real el la función menos utilizada.

* Los menores utilizan con mayor frecuencia el teléfono móvil para enviar mensajes cortos (SMS) que para mantener conversaciones orales. El 50 % envía SMS a diario; siendo los fines de semana y días no lectivos los mas utilizados.

* Se ha comprobado que el 78 % de los menores encuestados con teléfono móvil ya han tenido más de un aparato.

* Los productos asociados al teléfono móvil mas demandados son los tonos o melodías (77 %), seguidos de los logos o fondos (68%). Así como la descargas de juegos o la utilización de los ya instalados.

* Por cuestión del control de gasto o de economía el 69 % utiliza sistemas de prepago, mientras que el 31 % accede a través de contrato.

Hasta ahora este estudio nos hace ver la gran demanda existente entre los menores de "ese pequeño aparato" que entre un montón de aplicaciones también sirve para hablar por teléfono. Pero los problemas surgen cuando se activan los mecanismos de comunicación. en base a ésto vemos que:

* El 68 % de los menores con teléfono móvil ya han recibido fotografías en su terminal; la mayor parte de ellas son de amigos/as (47 5), seguidas de imágenes cómicas y de otros tipos (7 %). Pero también se ha detectado que un 9 % de los menores ya han recibido en sus terminales imágenes de contenido pornográfico.

* Un 14 % de los menores afirma haber chateado con su móvil; reconociendo un 7 % de ellos haberlo hecho con desconocidos.

* El acoso sexual entre menores de ambos sexos a través del teléfono móvil ya no es anecdótico, puesto que un 18 % reconoce haberse sentido acosado.

* Por otro lado, tenemos la invasión en nuestros teléfono de mensajes publicitarios. Entre ellos, son realmente preocupantes los que incitan a los menores a participar en concursos y juegos de azar tipo "casino", reconociendo esta situación un 72 % de los encuestados.

* Muy habitual es la recepción de mensajes no deseados, similar al spam en internet.

* Algunos menores se han convertido en parte del problema de inseguridad existente, reconociendo un 19 % haber enviado mensajes amenazantes o insultantes a otras personas. Así como el uso del mismo como cámara de video para la extorsión y ridiculización de todo tipo de personas y su posterior "cuelgue" en youtube.

Las alteraciones en el comportamiento de los menores se ve relacionada con la dependencia del teléfono móvil, y con las acciones que ponen en marcha para afrontar estas situaciones, junto al gasto desproporcionado motivado por el uso de los terminales. Por ello, se ha observado que:

* Muchos menores afirman desarrollar intranquilidad y ansiedad si tienen que prescindir de su teléfono; bien por averías o por castigos .

* Un 11 % afirma haber llegado a engañar o mentir a sus padres, en incluso a la sustración de dinero (normalmente en casa) para poder recargar su saldo.; e incluso, a determinados tipos de prostitución para acceder a un dinero que las familias no pueden dar y que debe de sufragar los hábitos adquiridos.

Independientemente de estos datos no tenemos que olvidar que con las nuevas tecnologías y la amplia variedad de paquetes de conexión a internet hacen de los teléfonos pequeños ordenadores portátiles; y con ello, todos aquellos riesgos que conllevan las redes sociales y la navegación por la red.

Por todo lo expuesto, como padres, debemos de prestar una mayor atención al uso que nuestros hijos hacen con sus teléfonos, al gasto mensual que produce su consumo, a su dependencia, a sus cambios de humor y comportamiento.

No dejéis de consultar el Estudio completo de donde se ha extraído este pequeño resumen accediendo a SEGURIDAD INFANTIL Y COSTUMBRES DE LOS MENORES EN EL USO DE LA TELEFONÍA MÓVIL, en donde podréis ver desglosados por edades de 11 a 17 años el estudio realizado, además de una comparativa entre las mismas.

Fuentes: Protégeles.com, AMPA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada